Rorcual común

  (Balaenoptera physalus)
Rorcual común

Descripción: Se trata de una especie que, a pesar de su gran tamaño, presenta una línea estilizada, de cuerpo hidrodinámico en el que una cresta recorre dorsalmente el lomo hasta la cola. La cabeza termina en punta, su superficie es plana y presenta una cresta que se prolonga hacia delante desde los espiráculos, que son dobles como en todos los misticetos. Estos espiráculos están protegidos por unas estructuras a modo de adiposidades, que en el caso del rorcual común, son prominentes.

Las finas aletas pectorales son pequeñas en proporción con el tamaño del cuerpo, mientras que la aleta dorsal, aunque pequeña como en el resto de los miembros de esta Familia, es relativamente alta (hasta 60 cm.), falciforme y dirigida hacia atrás, se sitúa en el último tercio posterior del cuerpo del animal. La aleta caudal es ancha, con forma ligeramente triangular, y tiene un borde posterior ligeramente cóncavo, con una profunda escotadura que separa ambos lóbulos. En la parte ventral del cuerpo presentan de 50 a 100 largos surcos entre las aletas pectorales que llegan hasta el ombligo.

La coloración es sin duda uno de los rasgos más distintivos de esta especie, siendo su cuerpo de color mayoritariamente negro o marrón oscuro en el dorso y flancos, mientras que la superficie ventral de su cuerpo, aletas pectorales y aletas dorsales, es de color blanco. Detrás de la cabeza muestran una figura en forma de "V" invertida de color gris, que lo diferencia de otras especies. El color de su cabeza es asimétrico, con la mandíbula inferior izquierda de color negro, y la inferior derecha principalmente blanca. A veces, el labio superior derecho también puede ser de color blanco.

La cavidad bucal está provista de 260 a 480 barbas a cada lado de la boca que no alcanzan el metro de longitud. Son de color oscuro, siendo la mitad anterior del lado derecho más claras que las correspondientes al izquierdo.

Tamaño: El rorcual común es el segundo animal con mayor tamaño del planeta, después del rorcual azul (Balaenoptera musculus), ya que un individuo adulto de rorcual común puede alcanzar los 24-25 m, aunque su talla media sea de 19-22 m. En cuanto al peso, los ejemplares adultos alcanzan hasta 75 toneladas.

Comportamiento: Por norma general, forman grupos de entre 3 y 7 animales, aunque se han visto agregaciones de hasta 100 en áreas de alimentación.

Esta especie salta fuera del agua y golpea la superficie con la cola y las aletas pectorales. Con una velocidad de 40 Km/h, el rorcual común se encuentra entre los rorcuales más veloces.

Típicamente emite de 2 a 5 soplos a intervalos de 10 a 20 segundos antes de sumergirse. Su soplo es distintivo y mide entre 4 y 6 m. Al sumergirse, saca la cola fuera del agua sólo en contadas ocasiones; esto es algo que hacen sobre todo los animales jóvenes. Generalmente permanecen bajo el agua entre 5 y 10 minutos, pero pueden hacerlo durante más tiempo. Es capaz de sumergirse a profundidades de por lo menos 230 m.

Distribución: Suele habitar en aguas oceánicas lejos de la costa, allí donde la profundidad es grande, pero a veces se le observa en aguas costeras, si éstas son lo suficientemente profundas.

Está presente en todos los mares de aguas tropicales, templadas y frías, y entra incluso en aguas polares, aunque no con tanta frecuencia como el rorcual azul. En el Hemisferio Sur es más frecuente, siendo esos ejemplares de talla algo mayor que los del Hemisferio Norte. Algunas poblaciones pueden desplazarse en temporadas de alimentación hacia áreas de concentración de alimento. Realiza largas migraciones entre las altas y bajas latitudes con pautas muy marcadas.

Alimentación: Su variada dieta se compone de varias especies de pequeños peces, crustáceos (krill) y cefalópodos (sobre todo calamares), a los que captura a más de 200 m de profundidad.

Reproducción: Estos rorcuales alcanzan la madurez sexual cuando tienen entre 6 y 12 años, cuando hembras y machos miden 18,3 y 17,7 m., respectivamente. Los apareamientos normales tienen lugar entre octubre y enero. La gestación dura entre 11 y 12 meses, por lo que la cría, que al nacer mide 6-6,5 m y pesa ya unas 2 toneladas, nace durante el mismo período en que se producen los apareamientos. La lactancia dura entre 6 y 7 meses. Las hembras dan a luz una cría cada dos o tres años.