Cachalote

  (Physeter macrocephalus)
Cachalote

Descripción: Este cetáceo tiene una cabeza cuadrada característica, ocupando al menos un tercio de su cuerpo y se proyecta más de 1,5 metros por encima de su mandíbula inferior. Esta gran cabeza contiene una cavidad llamada Órgano de Espermaceti, el cual es una masa de túbulos rellenos de una cera amarilla. Este órgano se cree que es utilizado para mantener la flotabilidad y también para la ecolocalización. Poseen un cerebro que pesa 9 Kg. aproximadamente, el más grande del reino animal. El cachalote posee un sólo aventador en forma de S localizado en el lado izquierdo frontal de la cabeza, por eso posee un soplo característico, que es oblicuo y dirigido hacia la izquierda. Posee además, unas aletas pectorales largas, de aproximadamente 1,5 metros. No tienen aleta dorsal, pero en su lugar tienen una pequeña joroba en la parte dorsal trasera, seguida de unas pequeñas ondas entre ésta y la aleta caudal.

La piel es gris oscura, aunque ocasionalmente puede ser gris claro, y tiene una textura característicamente rugosa.

Tamaño: El cachalote es el odontoceto más grande. Los machos adultos crecen hasta los 18 metros, pesando de 40 a 50 toneladas. Las hembras son menores, alrededor de 11 a 13 metros, pesando de 14 a 18 toneladas.

Comportamiento: Los cachalotes son los cetáceos que bucean a mayor profundidad. Aunque viven en la superficie, se sumergen a grandes profundidades para alimentarse del calamar gigante, que vive en profundidad. Se sabe que son capaces de realizar inmersiones a profundidades superiores a 1500 m (preferentemente los machos adultos), gracias a ciertas adaptaciones fisiológicas exclusivas de su organismo. En ello pueden emplear hasta una hora y media, aunque lo normal es que la mayoría de las inmersiones se realicen a unos 600-700 m, empleando entre 35 y 45 minutos aproximadamente.

Los lazos entre miembros de una manada son muy fuertes y duraderos. Protegen a los juveniles y cuidan a los enfermos y los heridos. Son muy comunes los grupos de hembras con sus juveniles. Esta estructuración permite que las madres puedan bucear a gran profundidad en busca de alimento, mientras que las otras hembras, en la superficie, cuidan de las crías que aún no pueden sumergirse a tanta profundidad.

Patrón de inmersión: Tras una inmersión profunda, que puede ser de más de 60 minutos, suelen emerger produciendo una explosiva espiración y luego permanecer bastante tiempo en superficie, respirando hasta 50-60 veces durante 10-15 minutos. Al volver a sumergirse, generalmente elevan la aleta caudal fuera del agua. La forma de esta aleta caudal, así como las distintas marcas y muescas presentes en la misma, son distintivas de cada individuo, por lo que se suele utilizar este rasgo para su identificación. Pueden nadar muy despacio, y navegan, de media, a unos 10 nudos de velocidad, pero pese a su corpulencia pueden alcanzar los 20 nudos si se ven amenazados.

Vocalización: Los cachalotes utilizan la ecolocalización para atrapar sus presas en las oscuras profundidades del océano. Incluso las madres la utilizan para saber dónde está su cría mientras cazan en profundidad. Las crías no pueden bucear a demasiada profundidad debido a que necesitan respirar con mayor frecuencia que la madre.

Distribución: Es una especie cosmopolita. Habita en las aguas profundas de todos los mares, excepto cerca de los grandes hielos. Los cachalotes migran hacia áreas más favorables para la alimentación y la reproducción, sin embargo los machos recorren mayores distancias y su migración es más estacional que en las hembras. Pasan el invierno en aguas templadas y tropicales.

Alimentación: Se alimenta principalmente de calamares, entre los cuales está el calamar gigante, que captura en profundidades superiores a 1000 m, aunque también puede capturar peces y algunas especies de tiburones. Se cree que quizás utilice su sistema de ecolocalización para aturdir a sus presas.

Reproducción: Las hembras alcanzan la madurez sexual entre los 7 y 12 años, mientras que los machos, aunque alcancen la madurez a los 18-19 años, no empiezan a reproducirse hasta los 20 ó 21 años. Aparentemente los cachalotes son polígamos, ya que durante el período de celo estos machos reproductores emplean cierto tiempo en buscar grupos, llamados "guarderías", de hembras que viajan con su prole. Durante este período, los machos pueden competir entre sí por estos grupos de hembras.

El apareamiento suele producirse en aguas tropicales, y tras unos 14-15 meses de gestación nace una cría de 3,5-4,5 m de longitud y alrededor de 1 tonelada de peso. La hembra tardará de 3 a 5 años en parir de nuevo. La lactancia, que se realiza en aguas tropicales, se extiende por un período de uno a dos años. Cuando el joven haya alcanzado la madurez sexual será expulsado del grupo familiar y viajará en compañía de otros jóvenes de su mismo estatus hasta poder competir con los machos reproductores.